view counter
 

A través de los ojos de los niños: Un viaje al pasado y al mundo funerario de Hanal Pixán

Send by email

Texto y fotos por Mary J. Andrade

Con el tema titulado “El Mundo Prehispánico Maya”, la séptima edición del Festival de Vida y Muerte 2012 de Xcaret concentró a varios miles de participantes.

Las actividades y programas los mantuvieron desplazándose, de manera constante, en diferentes direcciones del parque para asistir a las presentaciones tradicionales y artísticas, que hora a hora iban dándose durante los cuatro días que duró el festival.

Parte primordial en el desarrollo de este festival es el Pabellón Infantil y Juvenil que con el título “Viaje al Pasado y Mundo Funerario” ofreció alrededor de veintidos talleres, para niños cuyas edades fluctuaban entre los 7 y 16 años. Araceli Aguerrebere, Coordinadora de este programa, que igualmente atrae a los padres para convivir con sus hijos en el aprendizaje de diferentes aspectos de la celebración de Hanal Pixán, comentó que las actividades que se realizan cada año, de acuerdo al tema que se desarrolla, tienen que ver con vivencias de la cultura maya.

“Por ejemplo, en el área de la gastronomía con la visión del mundo funerario maya, tuvimos el taller ‘Dioses de amaranto’, donde se les explicó a los niños, porqué el amaranto es un cereal tan importante, que tenía que ver con rituales funerarios, al igual que el maíz, el cacao y la miel”.

Otro taller que la directora del pabellón destacó fue “Dulces calaveras”, con su origen en el barro. “Con las calaveras mexicanas que son parte actual de nuestra tradición, los chicos reciben la explicación de cómo se trabaja el barro; tienen la oportunidad de pintar las calaveras y entender la importancia de este elemento en objetos que se elaboran y que son parte de los rituales del área funeraria mexicana”.

Refiriéndose a dicho aspecto, Araceli Aguerrebere señala: “En el 2012 presentamos máscaras del ultramundo que fueron reinterpretaciones y alegorías de las máscaras que se ponían a los muertos en la época prehispánica. Tuvimos la representación interactiva, jugada y narrada de cómo se envolvían a los muertos, cómo se les enrollaba y que llevaban encima al ser sepultados en el traspatio de sus casas. Programamos actividades participativas, interactivas, con el objetivo de que los visitantes se lleven una vivencia con varios de los sentidos, para que sea una memoria a mediano plazo y quieran regresar”.

En lo referente al tiempo de duración de las actividades para los menores, éstas van desde 50 minutos las que tienen algún trabajo manual, o algunas más breves cuando son narraciones orales o cuando son narraciones interactivas, en donde hay roles en los que se incluye también al público.

Es interesante señalar que aunque faltan varios meses para la realización del festival de este año, Araceli Aguerrebere se encuentra ya presentando en este mes de febrero el proyecto sobre el tema que desarrollará entre el 30 de octubre y 2 de noviembre del 2013.

“Al concluir el festival empezamos a planificar el siguiente. Se me informa sobre cuál va a ser el tema específico de la muerte para el año entrante y yo empiezo a investigar. Preparo el proyecto y lo presento para su autorización, dentro de los dos primeros meses del año. En realidad nos tardamos un año programando cada fase, cada etapa, cada contenido, seleccionando los talleristas, quienes son profesionales en su área de conocimiento. Contamos con personas que son animadoras culturales que trabajan en el fomento a la lectura, narradoras orales y hay quienes laboran con discapacidad. Tenemos una directora de escuela quien trabaja el taller de escrituras raras o diferentes. Se vinculan los glifos con el lenguaje corporal, de señas y el lenguaje escrito en Braille. Se dan ideas de cómo han sido las escrituras desde el mundo prehispánico hasta nuestra fecha y cómo siempre hay algo diferente que incluir en nuestra vida diaria”.

Refiriéndose al tema que se desarrolló en el año 2011, bajo el título “La muerte niña”, nuestra entrevistada especifica que “esa fue una tradición desde la época virreynal, en donde al morir un niño pequeño se le velaba en su propia casa con muchos ajuares, pintando al angelito. Después, con la aparición de la cámara fotográfica se registraba con fotografías el momento de la velación. Desglosamos en todos los talleres que se dieron bajo el tema de ‘La muerte niña’ las  actividades de cómo se preparaba al niño y qué se llevaba. En el 2012, tuvimos desde cómo se envolvían a los muertos en la época prehispánica, cómo se tocaba la música, cómo se pintaban y cómo se ataviaban de acuerdo a los diferentes rangos sociales de los mayas. Jugamos la lotería en maya con el cacao, que era un elemento valiosísimo en la época prehispánica porque era el dinero o el objeto de intercambio. A su vez, este producto de la tierra se utilizaba para preparar la bebida sagrada que sólo algunos sacerdotes o dignatarios tenían derecho a beber”.

Continuando con el desarrollo del tema del cacao, Araceli Aguerrebere señala “a los niños pequeños se les explica porqué del cacao surge la vida para los mayas y porqué el cacao es un elemento central en la cosmovisión del mundo maya de la vida y la muerte. Lo cual desarrollamos como una obra de teatro”.

Dentro del aspecto del intercambio comercial, Xcaret se localiza en un sitio que fue conocido, antes de la llegada de los españoles, con el nombre de Pole, población que fue muy importante en el comercio centroamericano y de la Penísula de Yucatán. “Tenemos unos sets para que los visitantes vean los objetos que llevaban los comerciantes, como carga. Los que asisten pueden cargar los fardos y tomarse fotos”, nos comenta sonriendo nuestra entrevistada.

El pabellón infantil y juvenil cuenta cada año con alrededor de 118 personas que laboran como voluntarios y talleristas. Muchos de ellos, vestidos de acuerdo al taller que van a  desarrollar y con sus rostros pintados con alegres diseños de calaveras, reciben a los participantes. En áreas reservadas, dentro del pabellón, los padres tienen la oportunidad de pintar igualmente los rostros de sus pequeños.

La energía y el conocimiento con que se desarrollan los diferentes temas año a año, hacen de este pabellón un sitio de visita obligada durante los días en los que los talleristas, narradores, maestros y voluntarios comparten con niños y adultos la riqueza de la tradición maya de Hanal Pixán.

El tema del Festival de Tradiciones de Vida y Muerte Xcaret 2013 es “Xtabay”. Los programas se desarrollarán en base a una leyenda que narra la forma de ser de dos mujeres: Xtabay y Utz-Colel, quienes vivieron en un pueblo yucateco. Al morir Xtabay las cualidades demostradas durante su vida son resaltadas con el nacimiento sobre su sepulcro de flores aromáticas y hermosas hasta entonces desconocidas en el Mayab. En cambio, al morir Utz-Colel, quien pregonaba su pureza y honestidad, nace un cactus llamado Tzacam, erizado de espinas y que produce una flor sin aroma y en algunos casos de olor desagradable.

Preparémonos para una nueva experiencia, conviviendo en Xcaret con las tradiciones mayas.

 

  • See video
XcaretMexico2014
view counter
Photo Gallery

Copyright © 2002 Mary J. Andrade

view counter